Artículos

Cómo hacer ácido hialurónico casero

Desde que tengo uso de razón siempre he escuchado los beneficios de lavarse el cabello con huevo porque le daba fuerza y sobre todo mucho brillo.

Pero lo que menos se sabe son los beneficios que tiene sobre la piel y para realizar tratamientos diversos como regular la grasa, hidratar la piel e incluso hacer un efecto lifting.

Usar huevo ara realizar tus recetas de belleza es beneficioso, fácil y económico. Puedes usar todo el huevo o solo la clara y aprovechar la yema para tu alimentación. Ya que contiene grandes cantidades de proteínas, vitaminas y luteína.

Incluso de la cáscara podemos sacarle mucho provecho ya que la película que la recubre por la parte interior la podemos usar para hacer Ácido hialurónico casero.

Y ésto es lo que te voy a explicar hoy.

Cómo hacer ácido hialurónico casero de huevo.

El ácido hialurónico es un componente natural de nuestro organismo que tiene la capacidad de retener agua y nos ayuda a mantener sanas nuestras articulaciones, hidratar la piel, regenerarla y evitar la aparición de arrugas.

El uso externo de ácido hialurónico ayuda a regenerar la piel ( heridas, arrugas…) a hidratarla y evitar la aparición de arrugas y tensar la piel.

Siempre intentaremos obtenerla de origen vegetal y una de la mejor manera es elaborar tu misma tu extracto de ácido hialurónico casero con la cáscara de huevo.

Del huevo se puede aprovechar todo hasta la cáscara, a partir de ahora no tires las cáscaras porque vas a necesitarlas para ésta receta

Processed with VSCO with a5 preset

¿Qué necesitarás?

Ingredientes

  • De 6 a 10 huevos frescos (Si son ecológicos mejor)
  • Alcohol 70º o Vodka
  • Agua destilada

Utensilios

  • plato
  • 2 Tarros de cristal
  • Molinillo de café

Paso a paso

  • Casca los huevos, retírale la tela que cubre el interior con cuidado y ves dejando una encima de la otra en un plato para que se sequen y que de esta manera las podamos retirar bien.
  • Una vez secas, tritúralas en el molinillo de café hasta que te quede un polvo muy fino. Tamízalo si es necesario.
  • Pasa el polvo al tarro limpio y cubre las membranas con el alcohol y añade la misma parte de agua destilada o simplemente cúbrelas con el vodka o aguardiente.
  • Déjala reposar durante 12 días para que absorba todo el líquido , tienes que ir moverlo de vez en cuando.
  • Pasado los 12 días cuela la mezcla para separar la parte seca de la parte que se ha vuelto gel.
  • Guarda el gel en un tarro de cristal que ya podrás usarla para elaborar sérums o cremas y mascarillas.
  • La parte seca podemos aprovecharla para hacernos una mascarilla hidratante.

(2) Comentarios

  1. Una publicación muy interesante para que no gastemos de más en este tipo de tratamientos. Gracias por compartir contenido tan útil, probaré a hacerlo muy pronto.

  2. Rocio Rivera dice:

    Carolina, gracias y ya me cuentas.

    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *